Skip to main content

Nos encantan todos los componentes del diseño, pero hay ciertos elementos que realmente marcan el escenario de un espacio, y la iluminación es uno de ellos. En ocasiones olvidamos que existe, pero lo cierto es que, si se piensa de forma adecuada, marca la diferencia para delimitar espacios y hacerlos más o menos cómodos, además de dotarlos de personalidad y optimizar su uso. Ya sea natural o prominente, una buena iluminación puede cambiar por completo la «sensación» del hogar, por lo que es importante pensar en ella desde el comienzo de su construcción o remodelación.

1. Deja que entre el sol
   Muy considerada a la hora de ahorrar energía, la luz natural también aporta beneficios al metabolismo, pudiendo incluso interferir en la calidad del sueño. De todos los tipos de luz, es la más cómoda para el ser humano, por eso es importante valorarla en tu hogar. Cuando la luz natural no abunda, y no es posible cambiar las aberturas, debemos evitar el uso de cortinas oscuras o telas gruesas. Lo ideal sería aprovechar la luz natural pintando las paredes en tonos claros o utilizando espejos en la decoración, para que los rayos de luz se reflejen en mayor cantidad.

2. Iluminación en capas
Siempre debemos empezar con las luces del techo para distribuir uniformemente la iluminación en todo el espacio, y posteriormente avanzar hacia abajo, agregando dimensión a través de la iluminación de destaque. Las lámparas de mesa, de suelo y de pared agregan elementos de diseño extra y consiguen que el espacio se sienta más cálido y acogedor. Si dispones de focos empotrados, siempre pueden destacar sobre su iluminación con una pieza que contraste colgando en alguna ubicación del hogar.

3. Elegir la talla adecuada
Encontrar la luz adecuada para un espacio suele ser la parte más desafiante, pero mantener la escala de iluminación correcta puede hacer o deshacer el equilibrio del mismo.
En primer lugar, debemos verificar el tamaño de la habitación y solo después, dependiendo de éste, pensar en los detalles de iluminación. Por tanto, si el espacio es pequeño, tenemos que elegir una lámpara adecuada a esa dimensión, ya que una lámpara demasiado grande hará que el espacio parezca más pequeño. También hay que tener en cuenta la altura del techo si utilizamos lámparas colgantes, ya que es muy incómodo preocuparse por no golpearse la cabeza con ellas.

4. Crear momentos
Utiliza la iluminación a tu favor para crear momentos especiales en tu hogar. Agregar un aplique de pared estilo biblioteca encima de una obra de arte eleva instantáneamente su estatus, ¡incluso si es solo un simple boceto! Intenta dar un nuevo aspecto a los estantes empotrados o abiertos con un aplique o una tira de LED para resaltar su estilo o presencia.

5. Contraste estilos y formas de iluminación
   En las plantas “open space”, no queremos que entren en conflicto los distintos puntos de iluminación, por lo que es importante mezclar la iluminación. Por ejemplo, en una cocina abierta con comedor, solemos utilizar suspensiones sobre la encimera o isla y focos o apliques sobre los armarios. Esto, además de ofrecernos una mayor visibilidad para las tareas que realicemos, proporciona un entorno más completo.

Esperamos que os sirva de ayuda. 

¡¡Lets work!!

Leave a Reply