Skip to main content

Cuando nos planteamos realizar obras en casa, el suelo es uno de los principales aspectos a tener en cuenta, tanto por motivos estéticos, como por representar más del 30% de la superficie de una vivienda. Sin embargo, y a pesar de ser un punto de paso obligatorio y de uso diario, no siempre recibe la importancia que merece, ya que solemos pensar más en otros elementos, como qué colocar en las paredes.

Consideramos el pavimento un elemento que determina en gran medida todo lo demás, ya que es una gran superficie que impacta en la perspectiva visual y sensorial del espacio, condicionando todo el conjunto. Por tanto, una buena elección del suelo es fundamental para el éxito del proyecto.

1. Suelos de madera: sinónimo de comodidad

El material que se está imponiendo en todos los hogares es la madera. Los suelos de madera se adaptan a todos los estilos y pueden encontrarse en diferentes tonalidades. La madera natural posee muchas ventajas: es ecológica y totalmente renovable, con un buen aislamiento térmico y acústico, y aporta el máximo confort a cualquier estancia gracias a su apariencia y textura. Sin embargo, debido a su elevado coste y mantenimiento, podemos tener en cuenta otras opciones como laminados o sintéticos. Estos materiales resultan muy económicos, permitiendo disfrutar de la calidez y belleza de la madera sin realizar una gran inversión y logrando un buen resultado con mayor resistencia, durabilidad y menos cuidado.

2. Suelos cerámicos: resistencia y funcionalidad

Si un tipo de pavimento ha mostrado un crecimiento exponencial en ventas, así como en formatos y acabados, es el cerámico. La aparición en el mercado de piezas en mortero, livianas, rectificadas y de grandes dimensiones, que reducen el número de juntas dando un aspecto espectacular en grandes espacios, es el motivo de su uso cada vez más fuerte en espacios nobles de viviendas, como salas de estar y áreas de distribución. A pesar de ser muy fríos al tacto, son el aliado perfecto de la calefacción por suelo radiante. Son, sin duda, materiales muy fáciles de limpiar, con prácticamente nulo mantenimiento y muy resistentes al uso y a la humedad, y con texturas muy versátiles capaces de encajar en diversos estilos y ambientes, ya sea residencial, comercial o institucional.

3. Suelos de piedra natural: una gama en reinvención

La piedra natural es un material decorativo e imponente, que tiene un encanto especial. Garantiza durabilidad y un aspecto atemporal, pero requiere un mantenimiento continuo y una alta inversión. Por ello, los suelos fabricados con materiales artificiales han desplazado a los fabricados con materiales naturales de cierta nobleza, como el mármol, ya que su resistencia y apariencia son una fuerte competencia.

Por otro lado, hay algunas opciones como el terrazo con sus colores vivos que se están reintroduciendo en propuestas actuales con mucho impacto.

4. Suelos de cemento: aspecto industrial en expansión

Esta es una opción más típica en el sector industrial, pero que se encuentra cada vez más en la zona residencial. Pueden ser opciones más depuradas como los pavimentos de microcemento, que utilizan el cemento tradicional como base para obtener un fluido de 3mm de espesor de gran dureza y flexibilidad. Tiene una gran versatilidad y es personalizable con varios colores y texturas. Además, se puede aplicar sobre varios pisos preexistentes, lo que lo hace muy útil en reformas y renovaciones donde no se desea subir demasiado el nivel del piso. No es poroso y su aplicación es continua, sin juntas ni cortes, dando como resultado una superficie impermeable apta para suelos y paredes, y muy utilizada en cocinas y baños.

5. Suelos textiles: para presupuestos ajustados

La alfombra no suele considerarse como primera opción. Las buenas temperaturas no la convierten en una alternativa muy necesaria en la zona residencial, aunque por razones de practicidad, bajo presupuesto y facilidad de reforma, tiene una gran presencia en multitud de espacios profesionales, como hoteles u oficinas. Existe una amplia variedad de texturas, colores y patrones, ya sea en rollos o baldosas, y los materiales utilizados han mejorado enormemente en términos de resistencia, facilidad de limpieza y cualidades hipoalergénicas.

Esperamos que os sirva de ayuda. 

¡¡Lets work!!

Leave a Reply